La zona erógena es la área del cuerpo humano más sensible ante el contacto, la cual puede llegar a generar la máxima relajación o un estímulo sexual hasta el orgasmo, entre otros.

Y…¿Cuáles son las zonas más destacadas del cuerpo femenino?

Estos puntos se pueden encontrar en muchos lugares distintos del cuerpo: clítoris, la vagina, senos, cuello, entrepierna, oreja… En definitiva, las zonas del cuerpo con una alta concentración de terminaciones nerviosas.

A continuación, se enumeran las principales zonas para dar un masaje erótico con total éxito:

Estas serán las zonas del cuerpo con más terminaciones nerviosas: el clítoris ( sólo la punta de este ya tiene 8.000 terminaciones nerviosas, el triple que un pene) y sus alrededores, el cual aplicando un “buen toqueteo” conduce al orgasmo. Es importante saber que no sólo lo visible del clítoris estimula, también la estructura nerviosa que le rodea a la vagina.

La estimulación del clítoris debe hacerse mediante movimientos circulares o laterales, preferiblemente cuando la mujer ya este excitada. En cuanto a la vagina, destacaremos el punto más sensible que se conoce, llamado PUNTO G FEMENINO.

El punto G se encuentra en la parte superior de la vagina, a unos 4 cm de la vulva.

Por otra parte, explicaremos las zonas erógenas secundarias:

Secundario no quiere decir que se quede atrás, ni mucho menos, ya que estas zonas también contienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas que se pueden estimular a través de caricias y toques que producirán sensaciones muy agradables y placenteras.

  1. Los labios (de la boca).
  2. Cuello
  3. Los senos
  4. Pezones
  5. Muslos internos
  6. Nalgas

Podriamos decir, que generalmente, estas son las zonas erógenas secundarias más destacadas, aunque en cierta manera, puede variar de una mujer a otra, teniendo en cuenta sus gustos. En estos casos predominará el masaje tántrico ya que es una experiencia de cuerpo completo.

Órgano más sensible de la mujer: el cerebro.

Todas las sensaciones físicas van ligadas a un sólo órgano: el cerebro. El poder que tiene la mente juega un papel muy importante en la excitación de cualquier persona.