Como mencionamos en el caso de las zonas erógenas de las mujeres, una zona erógena puede ser cualquier parte del cuerpo que concentre un gran número de terminaciones nerviosas que transmitan estimulación y placer. Por lo tanto, hay muchas áreas del cuerpo que pueden considerarse erógenas, y dependiendo de la persona, esas áreas pueden variar sustancialmente.

En el caso del hombre también tenemos dos tipos de zonas erógenas, primaria y secundaria. En el caso de las zonas erógenas primarias, éstas son las que conducen al orgasmo y las secundarias son las que simplemente ayudan a la estimulación del orgasmo.

Zonas erógenas primarias:

  • Pene: Considerada la zona más notable sexualmente, siendo el glande y la parte interna del prepucio la zona donde se concentran más terminaciones nerviosas.También debemos de añadir que el frenillo (une el prepucio al glande) es muy sensible y puede provocar un orgasmo muy estimulante.
  • Perianal: Area debajo de los testículos. Teniendo el cuenta que el punto G del hombre esta en el ano, esta es una de las zonas más estimulantes para un hombre, la cual acariciando y presionando puede llegar a generar un gran orgasmo y consigo la eyaculación.
  • Próstata: Se ha demostrado ampliamente que la estimulación directa de la próstata produce un gran placer y mejora los orgasmos masculinos , tanto en intensidad como en duración.

Por otra parte, las zonas erógenas secundarias que pueden ser estimuladas durante un juego previo serían:  

Cuello, pectorales,pezones, labios, espalda, vientre y zona abdominal.

Las mujeres se sienten estimuladas a través de su imaginación, la cual el cerebro les produce, en cambio, la zona más erógena e estimulante para un hombre será a través de la vista y el tacto, estos son muy estimulantes con todo lo que puedan ver y palpar.